Literatosis: Alguna vez creímos en un universo de papel


Por Chrisnel Sánchez
Bogotá, junio de 2008

Todo comenzó por la necesidad de compartir mis lecturas con alguien, de encontrar seres vivos reales con quienes llenar un poco mi nube solitaria. Entonces la Universidad Centroamericana se llenó de pequeños anuncios que invitaban a tertulias literarias. Por esa época desfiló todo tipo de gente, pero sólo nos quedamos quienes creíamos en un universo hecho de papel, en un territorio donde la palabra escrita era capaz de guiar los destinos. Comenzamos con el Círculo de Lectores, un espacio para hablar sobre aquellos -Cortázar, Onetti, Borges- que serían nuestros mentores en esa época de adolescencia ingenua, casi desnuda. Las reuniones terminaron siendo una excusa para volvernos grandes amigos; así nos conocimos Francisco Ruiz Udiel, Missael Duarte, Carla Bermúdez, Aleyda Reyes, Ulises Huete, Ramón Eugenio, unidos todos en torno al cariño por las figuritas empastadas.
Luego vino la propuesta: el director del movimiento estudiantil de la UCA nos dijo que publicáramos una revista, que ellos patrocinaban el primer número. Y así nació Literatosis, un término inventado por el escritor uruguayo Juan Carlos Onetti, que remitía a una enfermedad propia de los jóvenes escritores cuando descubren su amor por la literatura y empiezan a leer de forma incansable. Fueron muchas las reuniones que tuvimos para definir el perfil de la revista, para enfrentar la magia de publicar con algo de responsabilidad. Por aquella época estudiamos las vanguardias artísticas, publicamos un manifiesto y nos opusimos a las huelgas universitarias alegando la primacía de la palabra por encima de cualquier otro método de lucha.
Las siguientes ediciones simplemente fueron naciendo; el Foro Nicaragüense de Cultura se interesó en nuestro proyecto y nos patrocinó más ediciones. En cada Literatosis que iba saliendo, yo me sentía como la niña que le tiene miedo al agua pero alguien la tira y sólo así logra darse cuenta de lo mucho que le gusta estar sumergida. Entonces llegó la nueva generación; primero fue Rodrigo Peñalba, quien nos mandó un correo electrónico al cual en un principio no le hicimos caso… pues quien se iba a llamar así. Luego el escritor Edgar Escobar Barba nos presentó –en su casa de Masaya- al grupo Mayagna, liderado por Eunice López, quienes tenían serias inquietudes literarias y sobre todo, les corría mucha energía en sus sangres jóvenes. Estas nuevas incursiones revitalizaron mucho al grupo y le dieron un nuevo giro.
Cuando terminé mis estudios universitarios decidí dejar el país y entonces la revista quedó en manos de dos generaciones que se supieron acoplar bien. El rumbo fue el que ellos escogieron –auténtico por encima de todo- y es el mismo rumbo que ahora los trae hasta aquí. Literatosis fue una hermosa experiencia, imposible de olvidar, pues como decía un amigo, allí le metimos el dedo en el ojo al silencio.
Sobre Chrisnel Sánchez:
Nació en Managua, el 25 de marzo de 1979. De nacionalidades nicaragüense y colombiana. Es Comunicadora Social, egresada de la Universidad Centroamericana UCA de Managua y Magíster en Literatura Hispanoamericana del Instituto Caro y Cuervo en Bogotá. Actualmente reside en Bogotá, donde se dedica a dar clases de literatura a nivel universitario. Empezó a escribir cuentos desde los nueve años de edad, pero su vocación tomó fuerza en la vida universitaria, donde fundó el Círculo de Lectores que luego se convirtió en la revista Literatosis, la cual dirigió desde su fundación hasta el año 2001. Sus cuentos fueron seleccionados en la antología “Grito de nuevas voces” de la Fundación Camino (Nicaragua) y también ha publicado tanto ficción como diversos artículos en revistas de Estados Unidos, Venezuela, Nicaragua y Colombia.

4 comentarios:

  1. Mario Martz D´León22 de junio de 2008, 16:37

    !Vaya!, siempre hay algo de todo en lo poco que resta de la vida, dijo por ahí un poeta. Me gustaría que la generación pasada --mis hermanitos mayores--, brindarán un conversatorio con la actual generación. Creo que sería algo enriquecedor. Está en la voluntad y la propia decisión de continuar el camino que iniciaron, o trazar el límite de lo impropio. Hay algo de vagancia siempre en todoa vaguardia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Francisco Ruiz Udiel23 de junio de 2008, 08:40

    Mario, fijate que tu propuesta me parece muy buena. Deberíamos pensar más en este asunto, dialogar y tener encuentros es bueno. Enriquece a ambos, a ustedes y a nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Mario Martz D´León26 de junio de 2008, 08:10

    Estoy anuente. Los encuentros siempre son de una u otra manera, el Talon de Aquiles de las generaciones, y es ahí donde aún no hemos apuntado. Creo que sería enriquecedor, a como dije antes,
    Saludos

    ResponderEliminar

Sitio oficial del escritor nicaragüense Ulises Juárez

Artículos de otros meses

V Festival Internacional de Poesía de Granada-Nicaragua

V Festival Internacional de Poesía de Granada-Nicaragua
Video tomado del programa "Esta Semana" con Carlos Fernando Chamorro